La UMA diseña dispositivos para transformar el sol en la mejor energía

La autosuficiencia energética ya no suena a utopía. La construcción de edificios de consumo cero cada vez está más cerca. El Laboratorio de Materiales y Superficies de la Universidad de Málaga, que lidera el catedrático José Ramos-Barrado, lleva más de 20 años trabajando en este sentido, a la búsqueda de convertir el sol en la energía del futuro.

“Para transformar la energía solar en eléctrica trabajamos con innovadores fotosupercondensadores, un tipo de dispositivo que adelanta a la fotovoltaica, ya que además de la producción, permite el almacenamiento energético”, explica el catedrático de Física Aplicada José Ramos-Barrado.

A través de la preparación y caracterización de materiales nanoestructurados, los investigadores de la UMA obtienen un producto pionero por su capacidad de potencia en un espacio corto de tiempo, lo que consigue una descarga más rápida. Asimismo, Ramos-Barrado añade que el estado sólido y transparente de estos materiales es otro de sus principales beneficios. “Como además de generar almacenan la energía en un único dispositivo, se evita el uso de cables, permitiendo que se coloquen en las ventanas”, afirma.

image_32414

El estudio de la célula fotovoltaica fue el inicio de este laboratorio de la Universidad de Málaga que hoy da un paso más, y avanza hacia el campo, aún por explotar, de los fotocondensadores. No obstante, junto al Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, aborda también la caracterización de células de alta eficiencia para la consecución de una energía fotovoltaica de tecnología más alta.

La preparación de materiales de cerámica nanoestructurados que utilizan hidrógeno como combustible, capaces de transformar la energía química en eléctrica, es otra de las líneas de trabajo del grupo, que logra, a través de procesos físicos y químicos, prototipos no contaminantes de alta eficiencia y resistencia.

El Laboratorio de Materiales y Superficies de la UMA forma parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Con 20 años de historia, está compuesto por 12 miembros de distintas disciplinas, físicos, químicos e ingenieros. Actualmente, cuenta con tres proyectos del Plan Nacional, uno europeo y otro de la Junta de Andalucía.

Deja un comentario